Medir bien las fuerzas


Todos estamos sometidos a pruebas. Algunas de ellas somos nosotros mismos los que deciden hacerlas o no.

Es importante conocerse a uno mismo para saber si se está preparado para poder afrontar la prueba con éxito.

Sería un suicidio hacerla sabiendo que, el superarla, no está a nuestro alcance.