¿Existe la maldad incluso en los niños?