Ser consecuentes con lo que pedimos a Dios