¿Hay un final, un objetivo, para los espíritus, como por ejemplo unirse a Dios?