Si tuviéramos la certidumbre de que después de nuestra muerte hay otra vida ¿no nos haría mejores?