una situación traumática como la muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo, un divorcio, ¿t


R: "sí, aunque si lo que me preguntas es si la situación tiene que ser traumática para cambiar, la respuesta es no; y si me preguntas si ese cambio tiene que ser traumático te responderé que no necesariamente,

Lo que casi siempre ocurre es que después de una situación que nos impacta, traumática o no, hay una especie de resurgir, pues pones las cosas en contexto, y te das cuenta de si las prioridades que tiene son o no las correctas, y si no lo son, te ofrece la posibilidad de cambiarlas.