Sobre personas que justifican el mal que cometieron diciendo que no tuvieron mas remedio que hacerlo


"Antes situaciones de presión, suele salir, por desgracia, lo peor de nosotros.

Llámalo instinto o necesidad de supervivencia, llámalo miedo, llámalo desconocimiento, pero también es cierto que a medida que el Espíritu es moralmente más elevado, actúa ante una misma situación de manera muy diferente.

Tenemos muchos ejemplos de espíritus que tras un gran sufrimiento han perdonado, porque su elevación moral se lo ha permitido.

Otros espíritus, sin embargo, no consiguen sobrevivir a eso.

Todo esto te habla de la elevación moral de los diferentes espíritus, y es importante destacar que todos tenemos elección, tanto los que hacen el mal como los que lo sufren.

No estoy de acuerdo en decir que son las circunstancias las que siempre te obligan a hacer algo.

Tú puedes elegir, aunque esas circunstancias pueden ser un atenuante, nunca un eximente, porque lo que has hecho lo has hecho, y podrías haber elegido no haberlo hecho.

Tú eliges hacerlo o no hacerlo.

Si no hicieras el mal, estarías eximido.

Si tú intentas hacer el menos mal posible, pero terminas haciendo el mal, eso es un atenuante, no es lo mismo.

Siempre debemos rebelarnos ante la atrocidad.

Tenemos que intentar modificar las circunstancias para que esto no ocurra, y un espíritu solo no lo puede hacer, pero varios espíritus unidos sí.

Muchos que han hecho el mal tratan de justificarlo porque tienen que convencerse de que lo que hicieron está bien porque sino no podrían vivir.

Hay espíritus que sufren mucho cuando se dan cuenta de lo que han hecho, y se arrepienten, pero el arrepentimiento sincero tarda mucho en llegar, pues al principio parte de ese arrepentimiento viene porque ellos también están sufriendo las consecuencias de sus actos."

Comparte estas páginas 

    descarga la App

    ----------