La amargura de una decisíon.