Mensaje de adivinadora de tarot cuando vivió en la Tierra


R: “yo sobre todo daría 2 mensajes:


Uno para las personas que trabajan en lo que yo trabajaba, que era lectura del Tarot, adivinación... llámalo como quieras.


A estas personas les diría que no sé engañen ellos mismos, porque no están ayudando a nadie, solo se están ayudando a ellos mismos, y eso es lo que creen, pero luego vienes aquí y te das cuenta que eso no es así, que las personas que van a nuestras consultas sufren y que no podemos basar nuestro bienestar en el sufrimiento de otro, que, si pueden hacerlo que lo hagan, pero que no cobren ni una cantidad mínima, aunque a veces puedes pensar que es simbólico, bueno pues ni eso.


Eso se lo diría a las personas, como yo, que trabajan en esto.


Y para las personas que buscan los servicios de personas como yo, les diría que no crean a nadie que les cobra por decir estas cosas;


puede ser que en parte o una gran parte acierten porque pueden ser que estén intuidos, puede ser que su estado anímico le transmita todas esas sensaciones que luego ellos plasman y aciertan, pero que no se crean que esas personas están ahí para ayudarles;


siempre les digo que si se encuentran bien o le siente bien pues que lo hagan yo no le voy a decir a ninguna persona que evite una situación que le hace sentirse feliz, pero que no crean que les están ayudando, porque no es así, ellos no les están ayudando con sus familiares, o con sus situaciones, son ellos los que se están enriqueciendo a costa de sus penares y sus pesares. Estos serían los 2 mensajes que me gustaría transmitir.”



P: entonces, para una persona que realmente sabe que le están engañando pero que se siente aliviado ¿podríamos considerarlo como una especie de terapia?


R: "exacto.


Eso de cara al cliente, pero la adivinadora no puede pensar que realmente está ayudando al cliente de verdad.


Probablemente es lo mismo que si vas al psicólogo a contarle la historia, sabiendo que cuando vas al psicólogo todo lo que se genera de esa consulta va en función de tus vivencias, y, sin embargo, cuando vas a un adivinador, crees que es de las vivencias que te están contando los espíritus, y, sin embargo, realmente es la misma situación que se da cuando vas al psicólogo.


Con estas palabras lo que quiero intentar es que por lo menos la gente no vaya engañada,


Por ejemplo, todos sabemos que fumar es malo pero mucha gente fuma porque le supone un placer, pues que la gente sepa que cuando va a estos tarotistas a estos adivinadores, cómo era yo, no les va a solucionar la vida, pero que, si le sirve, pues lo utilicen, pero sabiendo lo que es.”