Y si las cosas se tuercen... Negociamos con Dios.